Monólogos

¿Agujetas en el estómago? ¿Lágrimas? ¿Dolor de mandíbula? No hay duda... te estás partiendo de risa viendo los monólogos de Paco y acabas de contagiarte de su humor y su forma tan particular de hacer pasar momentos desternillantes.

Malas noticias: esta enfermedad no se cura y , a partir de ahora, sufrirás una carcajada permanente cada vez que recuerdes su función.

CENA MONÓLOGOS DESDE 25€

Ullamcorper rhoncus tempus nam

Nisl euismod pretium